Opinión

Trascendencia de la nueva Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural

Por Ana Isela Hernández Severiano.

Alberto Fierro Garza señaló en la Revista Mexicana de Política Exterior que “el objetivo principal de la diplomacia cultural es la promoción en el exterior de los valores que nutren las identidades de México, sean éstos históricos, culturales o artísticos, por medio de la difusión de las obras de intelectuales y creadores. Y en aquellos lugares en donde existen comunidades mexicanas, ofrecerles la posibilidad de mantener contacto con su país de origen, a través de las manifestaciones y productos artísticos”.

No es un secreto que México comparte lazos históricos con muchas regiones alrededor del mundo, y el intercambio cultural es uno de sus mayores distintivos. En el mundo actual, lleno de retos políticos, económicos, de salud, civiles y sociales, ambientales, entre otros que afectan a gobiernos y ciudadanía por igual, herramientas como la diplomacia cultural son clave para mantener viva la esperanza de una realidad armoniosa y relaciones pacíficas y cooperativas entre los Estados.

Recientemente se lanzó una iniciativa por Enrique Márquez, encargado de la diplomacia cultural en México, a través de la Secretaría de Relaciones Exteriores, para la creación de un instituto contra la discriminación racial, supremacismo y discursos de odio, necesario para un país tan diverso al interior, y que no siempre tiene las plataformas para visibilizar a los grupos que representan una minoría.

Al exterior la presencia mexicana también es extremadamente fuerte, clara señal es que la red de embajadas y consulados en todo el mundo sea tan amplia, misma que a través de la SRE se encarga, entre otras tantas cosas, de celebrar la expansión del alcance de las obras mexicanas que responden a nuestros antepasados más antiguos, nuestros poetas destacados, nuestros sonidos, danzas y gastronomía, las vestimentas, los rituales y los festivales.

Si bien, México es uno de los países que lleva el estandarte al respecto, se encuentra vulnerado por amenazas por la xenofobia de líderes como Donald Trump, o las limitaciones al turismo que han venido tras la crisis sanitaria por COVID-19, para las cuales, en diversas ocasiones, deben considerarse estrategias de poder blando como alternativa de solución. Marcelo Ebrard recordaba recientemente la masacre de El Paso, Texas, suscitada hace un año, y con ello la importancia de crear espacios y fortalecer alianzas con socios naturales para evitar que los connacionales sean expuestos este tipo de crímenes, o vean mermado su desarrollo cultural.

Fierro Garza también dijo: “la fuente formal para la diplomacia cultural es la suscripción bilateral o multilateral de convenios culturales y en materia educativa, en campos como la revalidación mutua de estudios, el establecimiento de cátedras, la protección recíproca contra el tráfico ilegal de bienes culturales y artísticos, la enseñanza de las lenguas, entre otros”. En ese sentido, a finales de julio, en un encuentro de la Secretaría General Iberoamericana, se creó la Red Iberoamericana de Diplomacia Cultural, respaldada por los países iberoamericanos y coordinada por México y Perú. Dirigentes de ambos países expresaron su júbilo por trabajar para eliminar las asimetrías sabiendo que, como cita El Economista una declaración de Ebrard, “la cultura tiene el poder de unir o separar” y que tras la contingencia que se vive actualmente, “la nueva normalidad no solo tiene que ser nueva, sino mejor” como bien señaló la Secretaria General Iberoamericana.

Las directrices de esta nueva red incluyen promoción de idiomas, economía naranja, plataformas tecnológicas de difusión y estrategias contra discursos de odio. La proyección de la estrategia pinta bastante bien, será de suma importancia que los gobiernos trabajen primero al interior por fortalecer sus mecanismos, considerando que en México, por ejemplo, existe un gran problema de acceso a derechos básicos por las minorías o los grupos indígenas, además de la discriminación y el clasismo que existe en los discursos de la gente más “influyente”. Quizá cuando el mismo presidente logre emitir una declaración convincente al respecto, podremos comenzar a tener esperanza de ver un cambio.

Externamente, para que el ejercicio sea próspero, necesita existir un intercambio fundamentado, en el que no sólo se tenga un enfoque de expandir la cultura de un país, si no se escuche el mensaje cultural que otra región tiene para dar. Lo cierto es que este tema ha ido incrementando la curiosidad de internacionalistas y expertos en la materia en los últimos años, pero el auge debe evidenciar también la importancia de este contenido, de modo que se creen soluciones eficientes ante problemas como la apropiación cultural, por mencionar un ejemplo. La diplomacia cultural influye significativamente en la Cooperación Internacional para el Desarrollo y en varias ocasiones se relaciona directamente con el liberalismo institucional, por lo que es pieza clave para el orden liberal internacional que las naciones tanto han buscado en los últimos años.

 

 

 

El 1NSURGENTE MX

1NSURGENTE MX ™ es un medio de comunicación nacido de la urgencia de difundir información relevante, objetiva y verídica en una década donde las tecnologías de la información y la comunicación ya no son opción, sino forma de vida.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar...
Close
Back to top button