Opinión

Los jóvenes viejos y los viejos jóvenes

Por Sandra de La Garza

POV: No sabes que significa POV

Muchos acrónimos se han popularizado en los últimos meses, el mencionado arriba es uno de los más comunes, y como suele suceder, son las más jóvenes generaciones quienes se encuentran en total entendimiento y vanguardia de dichas conductas. Lo fue en sus tiempos como lo es hoy.

Recuerdo a mi padre platicándome entre risas como en su adolescencia utilizaban expresiones sin sentido, pero que eran populares en dicha época: “quihubo”, “que once”, etc., frases sin sentido que reflejaban una pertenencia, una identidad colectiva y una irreverencia que siempre ha caracterizado a los jóvenes.

Sin embargo, definir la juventud es un poco complicado. No podemos reducir un concepto tan enigmático a una simple media generacional, y; si buscamos una conceptualización de manera inmediata nos encontraremos con distintas vertientes y perspectivas, es por ello que, también se ha entendido a la misma como una actitud o estado de ánimo.

¿Cuántas veces no nos hemos encontrado con un adulto o anciano que pareciera no envejecer? Y no refiriendo a un sentido estético sino anímico. ¿Y cuantas veces también no hemos escuchado o conocido a algún joven que pareciera caminar con el peso y desgaste de años encima?

No se busca en este espacio hacer ver a una de esas figuras mejor que la otra, simplemente contemplar la dualidad e ironía que esto representa para muchos de nosotros. Las identificaciones generacionales se han acentuado, incluso de una manera competitiva en los últimos años, y hasta se han vuelto parte de la cultura popular con aforismos como “Okey Boomer”, “Millenials descubren que son Millenials”, “Gen Z o Generación de Cristal”, etc.

Una rivalidad colectiva comenzó a emerger, para suponer que cierto sector es superior a otro. Sin embargo, esta creencia es realmente absurda, ya que muchas de estas conductas solo se repiten y heredan.

Así como nuestros padres decían “que once”, nosotros dijimos “yolo” y los adolescentes de hoy dicen “gpi”. Es increíble que el mero hecho de utilizar una expresión informal haya desatado el desprecio y burla hacia personas que simplemente se estaban divirtiendo. La cantidad de regaños y comparaciones no se hizo esperar, siempre desde una óptica despectiva, pues “yo ahora soy un adulto que sí sabe que es el SAT y esos niños están perdiendo su tiempo en estupideces”

Claro que “pierden tiempo”, si eso es a lo que nos referimos cuando un niño disfruta de sus años sin las preocupaciones laborales, financieras y existenciales con las que muchos adultos luchamos todos los días.

Pero ahora, las barreas de edad no impiden dejar de utilizar algo que nos haga reír aunque sea un minuto. ¿En qué momento la etiqueta de “adulto” nos impide dejar de ser graciosos y basar todo nuestro humor en burlarnos de lo que alguna vez fuimos? ¿Acaso es un requisito indispensable tener 17 años para divertirse con cosas que son populares ahora sólo porque ya somos mayores y eso nos demerita de alguna manera?

 

El 1NSURGENTE MX

1NSURGENTE MX ™ es un medio de comunicación nacido de la urgencia de difundir información relevante, objetiva y verídica en una década donde las tecnologías de la información y la comunicación ya no son opción, sino forma de vida.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar...
Close
Back to top button