Opinión

Juntos en el mismo frente ante un enemigo común: Venezuela e Irán.

Por Ana Isela Hernández Severiano.

Tras meses de una crisis por escasez de combustible en el país que otrora jamás se hubiera imaginado en dicha situación al ser capitán de las reservas, Venezuela, Nicolás Maduro encontró una ruta de escape frente a la presión de Donald Trump y todo el cuerpo gubernamental de los Estados Unidos en los brazos de Irán, otro país con diversas sanciones estadounidenses sobre la espalda.

 

La negociación del envío de gasolina iraní al país latinoamericano se concretó en una atmósfera de posiciones similares frente al gigante norteamericano que se ha cubierto con la bandera de restablecer la democracia con los venezolanos y atacar el terrorismo respecto a la República Islámica.

 

En su momento, James Story, encargado de negocios de EEUU para Venezuela, criticó el fortalecimiento de esta relación bilateral haciendo hincapié en que el régimen y el socialismo fueron los responsables de poner a Venezuela en esta precaria situación, insinuando también que el abastecimiento de combustible sería para las élites de apoyo a Maduro y no para el pueblo, externando una amenaza de acción por parte de la Casa Blanca si la situación continuaba de esta manera.

 

A finales de mayo, EEUU interrumpió el trayecto de dos barcos de Liberia cargados con combustible iraní que abandonaron su ruta hacia Venezuela, tras la amenaza de sanciones y se desviaron al sur de la costa de Senegal, cerca de Liberia. Las firmas griegas dueñas de los buques también fueron amenazadas con sanciones y acciones legales, y de esta manera EEUU reafirmó su postura de utilizar su influencia política y económica para lograr el restablecimiento de la democracia en la República Bolivariana, algo que Irán no podría impedir ni con el abastecimiento que intentaba realizar.

 

Sin embargo, finalmente llegaron 5 buques cargados a la costa venezolana sin mayor percance, con una cantidad de combustible (245 millones de litros) para ser utilizado por Petróleos de Venezuela S. A., equivalente a un día de producción en el país y que abastecería aproximadamente un mes en medio de la cuarentena por COVID-19, esto gracias a que los venezolanos decidieron escoltarlos ante una potencial acción estadounidense.

 

Una vez hecho, el portavoz de Exteriores iraní: Abás Musaví, declaró que Irán estaba dispuesto a seguir con el abastecimiento si el gobierno de Maduro lo solicitaba, apelando a que ambas naciones son libres de comerciar y esto es legitimado ya que están bajo “sanciones unilaterales y crueles por parte de EEUU que ningún país está obligado a cumplir”.

A finales de este junio, Irán reafirmó su postura de colaboración con Venezuela para contrarrestar las sanciones de Trump en voz nuevamente de Musaví, quien calificó las acciones estadounidenses como “movimientos desesperados” y prueba de que “las estrategias de la Casa Blanca no funcionan”, esto posterior a que Washington sancionara a los capitanes de los 5 buques con combustible iraní que arribaron exitosamente en Venezuela.

 

El Secretario de Estado, Mike Pompeo, criticó el aumento de precio y el sistema de distribución que ha implementado Nicolás Maduro con el combustible recién llegado diciendo que no es ni equitativo ni justo, y que no se debe despilfarrar el recurso de la población.

 

El canciller venezolano, Jorge Arreaza, expresó por su parte que estas medidas son otra prueba del odio hacia los venezolanos por parte del cuerpo estatal dirigido por Trump. Pero pese a las sanciones y a que Juan Guaidó señaló la presencia en Irán en Venezuela como alarmante, esta relación se fortalece cada vez más, por ejemplo con el reciente envío de un buque cargado de alimentos para el primer supermercado iraní en el país de latinoamérica.

 

En los hechos de los últimos días tácitamente se encuentra un fuerte mensaje político y diplomático de suma importancia. Debemos recordar que EEUU ha ejercido presión extrema contra Irán, particularmente en lo referente a su programa nuclear, amenazando a todo aquel que pretenda realizar un ejercicio comercial con éste país, circunstancias que han elevado las tensiones a niveles impresionantes, como lo ocurrido con el asesinato de Soleimani a principios de 2020.

El debate en situaciones como la de Venezuela o Irán, han puesto en delicada interacción al sistema internacional, dentro del cual algunos han tomado posturas controversiales, ya sea por interdependencia con norteamérica o por el contrario, en aras de demostrar que no comparten los mismos valores. Claro ejemplo de esto es la implementación del INSTEX, instrumento comercial entre la Unión Europea e Irán que esquiva la sanciones de Trump relacionadas con el dólar.

 

El tema sobre la mesa es que encontramos cada vez más este tipo de alianzas que de una u otra forma intimidan al papel en materia de política exterior que EEUU ha ejecutado por años en el mundo entero.

 

El abrazo entre sus “enemigos” y los nuevos lazos entre sus “hermanos” y otras regiones pone en tela de juicio si lo controversial de las decisiones de Trump desde que llegó a la presidencia han sido realmente lo que se necesitaba para hacer “grande” a América de nuevo.

Los cuestionamientos son: ¿esto tendrá una afectación real para EEUU? ¿será suficiente esa perspicacia demostrada por quienes han sido vulnerados por la Casa Blanca para superar las sanciones?

 

Creo que todos nos preguntamos si algún día el mundo verá disminuido el imperialismo estadounidense que se ha hecho presente ya sea a través de softpower o a la fuerza, en casi cada rincón del planeta.

Fuente de información: América Digital.

El 1NSURGENTE MX

1NSURGENTE MX ™ es un medio de comunicación nacido de la urgencia de difundir información relevante, objetiva y verídica en una década donde las tecnologías de la información y la comunicación ya no son opción, sino forma de vida.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button