Opinión

Del narco para el mundo

Por Ana Isela Hernández Severiano.

El arresto del general Cienfuegos llega justo después de un año del famoso “culiacanazo”. Hace unos días leí una nota de Forbes acerca de las interpretaciones de la prensa internacional sobre esta noticia y lo que significa para el proyecto de nación actual en México.

En nuestro país, la violencia generada por el crimen organizado ha sido una realidad de años y generaciones. Para quienes crecimos en provincia, o quienes lo hicieron en el norte, esto puede ser incluso más cotidiano y antiguo en comparación a cómo se ve este panorama en el centro del país, que recientemente se ha visto más involucrado de manera directa. Lo cierto es que la violencia de este tipo se ha normalizado a niveles extremos, y entonces ya no es culpa de los delincuentes el violentar a los ciudadanos, sino de los ciudadanos al exponerse cuando salen a suplir necesidades básicas o simplemente por distracción. Esa es nuestra verdad en México.

Una triste realidad es que las familias padecen el miedo de que sus hijos se vean involucrados en estos grupos por influencias, por amenazas o porque la precariedad económica y la falta de empleos les orillen a eso. Crecemos con el miedo de ir a comprar nuestros alimentos al mercado y ser asesinados por estar “en un mal lugar, en un mal momento”.

Cuando el año pasado se efectuó la captura de Ovidio Guzmán, y se desataron enfrentamientos en las calles de Culiacán, enfrentamientos tan intensos que aterrorizaron y encerraron a los sinaloenses, el gobierno no tuvo opción que dejarlo en libertad pese a los cargos contra el hijo del mayor exponente del narcotráfico. Para algunos fue una novedad que esto ocurriera en vías públicas principales pero ¿en realidad lo fue o esto ya ocurría a diario sólo que sin tanta cobertura mediática?

Lo ocurrido en Culiacán en octubre de 2019 fue una descarada evidencia del control que tiene el crimen organizado incluso sobre las máximas autoridades. ¿Qué sucede en un país cuando hasta los altos mandos del gobierno y la milicia sucumben ante las presiones del narco? La autoridad fue rebasada. Yo lo llamaría incluso una vergüenza nacional. Si, quizá era eso o perder muchas más vidas, pero esto dejó claro que el asunto ha escapado de las manos de las autoridades.

La nota de Forbes cita algunos medios importantes como The New York Times, El País, The Washington Post y The Guardian. Algunos más amables con el gobierno de Andrés Manuel López Obrador al argumentar que la detención de un alto mandatario de la milicia como Cienfuegos se presenta como un nuevo frente en la lucha contra la corrupción; otros enfatizan lo que esto significa para un gobierno cuyo pilar ha sido el ejército, la falta de trabajo conjunto con EEUU o la capacidad del narco de colarse hasta las más altas esferas del gobierno (por ende, la incapacidad de las autoridades y sus filtros para evitar tal situación).

Para los gobiernos a nivel internacional esto es un mensaje de completa inestabilidad en el gobierno de AMLO. El actual presidente mantiene buenas relaciones (en gran parte gracias al puntual ejercicio exterior de Ebrard), pero ¿querrá un gobierno extranjero invertir, firmar acuerdos comerciales, crear alianzas con un país inestable en términos de seguridad y que no puede garantizar que la delincuencia organizada no meterá las manos en ello? Aunque al ser crítica con el proyecto de MORENA no quiero minimizar el hecho de que esta situación ya venía en las mismas condiciones desde hace varios sexenios, quiero decir, fuimos testigos de la desastrosa interacción del gobierno de Calderón con estos grupos delictivos, y Peña Nieto encubriendo no hizo gran diferencia, por mencionar solo algunos.

El caso Cienfuegos, García Luna, Ayotzinapa, feminicidios con irregularidades en los procesos de investigación como el de Rubí y Marisela Escobedo, recordado hace poco gracias al nuevo documental de Netflix, dejan en claro que México es el rey de la impunidad cuando se trata de crimen organizado e intervención de autoridades, y que esto traspasa contextos y sexenios.

Cambiar realidades es complicado, sobre todo en México, con tan poderosas construcciones sociales, con tan bajo nivel de vida, con tanta desigualdad y con un imperio del narcotráfico construido con fuertes cimientos durante décadas. Pero las revoluciones no toman un día, y los cambios estructurales necesitan comenzar con acciones contundentes. El gobierno del “abrazos no balazos” necesita profundizar en las causas que alimentan estas condiciones en el país y atacar de raíz, evidenciando la culpa de los gobiernos neoliberales no obtenemos soluciones. Ojalá las prioridades de la 4T se vuelvan claras pronto.

 

El 1NSURGENTE MX

1NSURGENTE MX ™ es un medio de comunicación nacido de la urgencia de difundir información relevante, objetiva y verídica en una década donde las tecnologías de la información y la comunicación ya no son opción, sino forma de vida.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Back to top button