Opinión

¿Cuál es la medida correcta para combatir las filas de los carteles en México?

Por Erick Morales.

Desde el inicio de la administración encabezada por el presidente Andrés Manuel López Obrador, se ha escuchado la pugna por repartir la riqueza del país en función de acabar con “los males de origen”, los cuales orillan a los jóvenes además de adultos jóvenes, quienes ingresan a las filas de los grupos delictivos que operan en diversas zonas, regiones, ciudades y estados, siendo parte de su plan de acción la creación de diversos programas sociales, becas así como trabajos generados por sus acciones, excluyendo para estos fines el ultimo en cita, otorgando cantidades de entre $1600 pesos bimestrales por la beca Benito Juárez, $2400 pesos mensuales para los universitarios, por ultimo $3600 pesos mensuales por aprender o integrarse a algún empleador. Por otro lado, podría sonar poco cuando hay jóvenes quienes, al ser “halcones” llegan a tener $5000 pesos por día; personas reclutadas por medios impresos donde crean una “oferta de trabajo”, luego llevados a campos para su adiestramiento y proliferación en este ramo.

El vídeo creado por el Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG) da una imagen de poder, cual no podría ser vencida por cualquiera elemento de seguridad, pues ellos cuentan con armas de alto calibre importadas (tráfico de ellas), vehículos blindados, equipo táctico y la parte más importante, una cantidad considerable de personas en busca de una vida más holgada quienes dispuestas, toman el estandarte además del dinero ofrecido para cumplir con su objetivo. Muestra de ello, fue el ataque en plena ciudad de México, dentro de una de las colonias de mayor costo, ejecutado no por un cuerpo élite sino por “reclutados”, en contra del Secretario Seguridad Ciudadana García Harfuch, cosas así nos evocan a los tiempos de los homicidios de los secretarios de Gobernación Federal.

Posterior a las declaraciones del secretario Durazo, los “posibles miembros participantes del video” compartieron a través de redes sociales un video respondiendo y aclarando que no es un montaje, tal como fue aseverado por dicho secretario, añadiendo nosotros no atacamos a gente inocente… vamos contra la gente del “marro” … gobierno de Guanajuato como siempre lo hemos dicho, nosotros no nos metemos con ustedes  pero si se atraviesan cuando vamos por los mata inocentes, los van a toparademás señalan “…nuestra guerra ni es en contra el pueblo ni contra el gobierno de Guanajuato… sino contra el marro…”. Se podría advertir de su llegada para poner orden además de acabar con los negocios del Cartel de santa rosa de lima” ¿Ante ello, es posible crear una especie de alianza tacita, basada en un pacto de caballeros, librando a personas no relacionadas con los carteles, aunque ello implique peligro futuro? Tomando como base las declaraciones del presidente “nosotros no hacemos pactamos con delincuentes”, al recuento de los hechos ocurridos en la captura y liberación de Ovidio Guzmán, así como las declaraciones del presidente, primero mencionando como decisión hecha en conjunto con el “gabinete de seguridad”, posteriormente sentenció ello como una orden directa de él, en la naturaleza del resultado, parece ser un pacto tácito, con efectos de cese al fuego. Las fallas presumibles, falta de personal, coordinación, cercado del fuego, repelido, finalmente la puesta a disposición de las autoridades correspondientes, donde las fuerzas de seguridad pública se vieron superadas, elementos de las fuerzas armadas siendo insuficientes en número, mostrando por parte de los sicarios, armas de grueso calibre y facilidad de operaciones atacando desde diversos puntos de la ciudad, tal vez con el fin de generar “ruido” como señaló Maquiavelo en “sobre el arte de la guerra”. Si bien elegir mantener vidas inocentes al margen de los sucesos o reduciendo el costo de daños colaterales, el pedir el cese al fuego no fue tan desatinado.

Ahora bien, los videos compartidos, crea una falsa idea de que al existir una especie de comandos elites dentro de la profesionalización de los grupos criminales podrán generar una guerra, con el gobierno, donde ellos serían los vencedores, aunque esta proposición sería ubicada en un mejor contexto por cuanto resta a las corporaciones policiales poniendo en duda la efectividad de la guardia nacional. Si bien en los últimos 13 años hemos visto como ha tomado cotidianidad el hecho de su aumento en tenencia de armas de mayor potencia, esto también ha obligado a la adquisición y mejora constante de las mismas fuerzas armadas. La proliferación de diversos grupos en el mismo periodo de tiempo, se podría deber a la captura o eliminación de “los viejos señores” quienes llevaron esa conducta “de forma respetuosa” generando la disputa, por las múltiples facciones de los grupos originarios, de grandes o importantes plazas, zonas mermadas o peleadas históricamente por mantener su control. No debemos confundirlos con quienes son beligerantes, son asociaciones que han ganado un gran poder sea por la cantidad de dinero en sus manos, los insumos distribuidos, territorios, influencias, armamento y técnicas usadas para controlar, así como hacer su justicia. A su vez los negocios que en un inicio les dieron parte de ese poder, las drogas naturales, luego con las sintéticas a través de laboratorios improvisados, tiempo después con delitos como extorsión, secuestro, homicidio, por citar algunos.

El miedo expresado por los videos, sacados de películas o en memoria de aquellos hechos por ALQAEDA, radica en la facilidad, con la cual, han armado sus equipos especiales, blindando camionetas tipo pick-up, vehículos tipo rhino, adaptando puestos para disparar estilo humvee contra las patrullas, muchas veces sin gasolina, elementos de policía con chalecos antibalas en malas condiciones o de baja calidad, con armas incluso pérdidas, cuando su presupuesto va dependiente del estado o municipio, quienes son la primera línea. Bajo este umbral, las fuerzas armas y marina han tomado vital protagonismo, apoyados por la guardia nacional, pero solo bajo fuerzas federales podremos ver el control de ello, incluso sonará atrevido pensar en la militarización del país como la única respuesta, el regreso a sus cuarteles y astilleros podrá parecer más lejos conforme avanza el tiempo. Transformando la seguridad pública en un asunto de seguridad nacional. Siendo un claro ejemplo lo dicho el presidente en la “mañanera” del pasado lunes “…no se permitía que las fuerzas armadas tareas de seguridad pública, en un acuerdo, participaron todos los legisladores consenso para reformar la Constitución y permitir que las fuerzas armadas ayudarán en labores de seguridad pública … atender uno de los problemas principales de México problema de la inseguridad y de la violencia tener 330,00 elementos del ejército 70,000 elementos de la Marina y no poder utilizarlos ponerlos al servicio de una demanda de todo el pueblo la protección los ciudadanos …” al parecer, aquella norma inconstitucional del entonces presidente peña, en su fin, no sonaba tan fuera de lo hoy visto.

¿QUÉ LES ESPERARÁ A LAS CIUDADES Y POBLADORES QUE SE VEAN EN MEDIO DEL FUEGO DE LOS PROTAGONISTAS DE LAS DISPUTAS TERRITORIALES?

El 1NSURGENTE MX

1NSURGENTE MX ™ es un medio de comunicación nacido de la urgencia de difundir información relevante, objetiva y verídica en una década donde las tecnologías de la información y la comunicación ya no son opción, sino forma de vida.

Related Articles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te puede interesar...
Close
Back to top button